Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Antes de morirme

“Notas de Lluvia” por Aysha Singing In The Rain.

Y a los buenos días, gentecilla de las redes. Hoy, que nos toca la entrada treinta y todos (treinta y nueve para los amigos), os traigo un tema actual creado por Anton Álvarez Alfaro / Cristian Quirante Catalán / Rosalía Vila Tobella; e interpretado por C. Tangana y Rosalía. Aviso a navegantes, el léxico es bastante… terrenal, por así decirlo; intentemos no ser sensibles en exceso y entender, sobre todo, el mensaje. Yo haré lo que pueda en cuanto a censura; aunque no me gusta, pero…

 

<<Yo no quiero hacer lo correcto,
pa’ esa mierda ya no tengo tiempo;
no vas a escuchar un lamento,
pa' esa **** mierda ya no tengo tiempo.
Antes de morir, quiero el cielo,
el ciento por ciento;
antes de morir, quiero el cielo,
el ciento por ciento, por cierto.

 

Antes de que muera yo,
pienso **** hasta borrar el límite entre los dos;

antes de que muera yo,
quiero jugar con mi vida hasta haberle perdío' el valor;

antes de que muera yo,
le meto a él y a quien venga detrás,
no le temo al dolor, tengo más guardao'.
Desde hace años, pesao', logré aguantar hasta el K.O.

 

Vámonos de aquí para no volver;
y, si volvemos, que sea solo pa' hacerlo llover.
Vámonos de aquí, no quiero esperar;
el cielo está en algún otro lugar.

Quieres mi tiempo, no tengo más
Sin ser gitana, tengo compás.
To' el día working, sin descansar;
no estoy para nadie, no me puedo casar.

 

Antes de morirme otra vez;
antes de morirme, volver a nacer;
antes de morirme, mátame.
Antes, yo me quiero mil veces;

y a ti también.
Antes de irte, espérame>>.

 

Bueno, pues, como os he dicho, empiezo, precisamente, contradiciendo la canción, haciendo “lo correcto” y censurando algunas palabras; porque, si bien a mí no me molestan, no quiero herir sensibilidades, que no estamos aquí para eso. Y, además, sé que perder las formas es una buena forma de perder la razón. En fin… Vamos allá.

En la primera estrofa, que es también el estribillo, el mensaje es claro: perdemos media vida (a veces, incluso mucho más) en hacer lo que se supone que debemos hacer, sin prestar atención a lo que en realidad queremos hacer, dejando que nos pudra por dentro y nos vaya convirtiendo en algo que, al final, acaba por no gustar ni a nosotros ni aquellos por los que nos dejamos arrastrar. Porque, en definitiva, todo lo que no se hace desde el corazón queda sin rematar. En consecuencia, el prota de la canción ha tomado una decisión firme: va a por todas, a VIVIR.

Y no solo en lo referente a sí mismo; en su vida amorosa, amenaza con darle a la chica hasta para el camino. Lo siento, me encanta esta expresión y ya llevaba demasiado rato siendo demasiado seria para ser yo. Esta palabra sí la he borrado porque a mí, personalmente, me parece fea, hay otras formas más elegantes de referirse a esta acción. Pero vayamos al mensaje. También solemos amar a medias y esto se refleja en todos los subapartados de este apartado concreto. Así que no, piensa fundirse con ella, idea que le aplaudo. ¿Qué hay más bonito que el amor bien expresado? Y no hablo de palabras precisamente; seamos humanos, por favor.

El resto de esa estrofa rompe un poco en el sentido de que arrastra aún cierto dolor, que no suele ser buen consejero pero también es inevitable, es un paso que no podemos obviar porque lo que se entierra vivo acaba resurgiendo de una forma aún más dañina. Y supongo que también pretende ser un golpe de efecto, ese coraje a veces tan necesario para salir de ciertas situaciones. Algo así como <<o tú o yo>>.

La estrofa que canta Rosalía es un poco más dispersa, hay que tener más ganas de ahondar para sacarle la chicha, pero vamos a ello con determinación. Ella quiere irse, como he hecho yo hace un par de meses. Y debo decir que, cuando te vas, no debe ser para huir de ti mismo, porque eso lo llevas siempre encima; por tanto, hay que tener cuidado con lo que esperamos realmente de ese cambio de aires. La parte en la que reclama su parcela me parece fundamental. Quiero irme contigo pero pongo límites y condiciones. Eso también está bien. Ojito con el amor incondicional y a cualquier precio, veneno puro con un engañoso sabor edulcorado.

Y ya, por último, la variante del estribillo, que expresa una muerte anterior y el consiguiente renacimiento, las ganas de morir de nuevo si la causa lo vale y un mensaje que me encanta: me quiero más que a nadie pero eso no me impide quererte bien a ti; así que no te vayas sin mí; porque, aunque no te necesito para nada, quiero caminar contigo.

Como siempre digo, la música moderna no es peor que la antigua, es coherente con el mundo al que pertenece, con el ahora; y, si dejamos de mirar por el retrovisor y rompemos esa fea costumbre de estar abonados a Radio nostalgia, descubriremos cosas bonitas, nuevas, enriquecedoras, actuales.

Buenos, rompedores y modernos días.

Publicado el 31 de octubre de 2022
Entrada relacionada con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

crossmenuchevron-down