Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Biblioteca Mazarino

“Bibliotecas del Mundo” por Mariángeles Salas.

La Biblioteca Mazarino situada en el muelle de Conti, en el barrio de la Moneda del distrito 6º de París, es la biblioteca pública más antigua de Francia, y constituye una "biblioteca de centro de interés científico y literario". Bajo la tutela del Ministerio de Educación Superior y de Investigación, depende administrativamente del Instituto de Francia. Sus colecciones, creadas a lo largo del tiempo, nacieron en su origen en la biblioteca personal del Cardenal Mazarino (1602-1661).

El fundador de la biblioteca, el cardenal Jules Mazarino nació como Giulio Mazarino el 14 de julio de 1602, en Pescina, un pueblo en los Abruzos, Italia. Estudió en el Colegio de los Jesuitas en Roma, aunque se negó a unirse a su orden. Entró en el servicio papal, donde se hizo conocido por sus habilidades diplomáticas, políticas y militares, y fue asignado como nuncio a la corte francesa de 1634 a 1636. Su talento lo llevó al anciano cardenal Richelieu, el primer ministro de Luis XIII, quien lo nombró miembro del consejo de Estado del Rey. Cuando vino de Roma a París, trajo consigo una impresionante biblioteca de cinco mil libros que había guardado en su palacio en la colina del Quirinal en Roma.

Con la muerte de Luis XIII en 1643, Mazarino se convirtió en el nuevo Primer Ministro, con el apoyo de la Reina Ana de Austria . Inmediatamente comenzó a construir un palacio para él en la rue de Richelieu en París, con una enorme cámara de cincuenta y ocho metros de largo diseñada especialmente para albergar su biblioteca. Los visitantes, incluido Federico III, el rey de Dinamarca, vinieron de toda Europa para ver su biblioteca y modelar sus propias bibliotecas reales según la suya. Entre 1642 y 1653, el bibliotecario de Mazarin, Gabriel Naudé, viajó a Italia, Suiza, Alemania, Inglaterra y Holanda, comprando bibliotecas enteras para la colección de Mazarin, convirtiéndola en la biblioteca más grande de Europa en ese momento, con cuarenta mil volúmenes.

La biblioteca casi llegó a su fin en enero y febrero de 1652 con el estallido de la Fronda, un levantamiento de varios nobles poderosos contra la autoridad de Mazarino. Él y el joven rey se vieron obligados a huir de París. El palacio fue saqueado y miles de libros fueron quemados, perdidos o vendidos. Afortunadamente, Naudé logró ocultar los volúmenes más valiosos en su apartamento de la abadía de Saint-Genevieve. Cuando Mazarin finalmente pudo regresar a París y al poder en 1653, Naudé pudo recuperar muchos de los libros que habían sido vendidos o robados.

Mazarin comenzó entonces una segunda biblioteca con lo que quedaba de la primera, asistido por el sucesor de Naudé, François de La Poterie. Desde 1643, Mazarin había abierto su biblioteca a los estudiosos. Estaba abierto los jueves, y cada semana entre ochenta y cien personas venían a investigar. En la década de 1660, la biblioteca tenía 25.000 volúmenes. La colección solo fue igualada por otras tres bibliotecas en Europa: la Bodleian Library de Oxford; la Biblioteca Ambrosiana de Milán y la Biblioteca Angelique de Roma.

Después de su experiencia con la Fronda, Mazarin quiso asegurarse de que su biblioteca permaneciera intacta después de su muerte. En su testamento escrito el 6 de marzo de 1661, tres días antes de su muerte, legó su biblioteca al Collège des Quatre-Nations, un nuevo colegio de la Universidad de París que fundó para los hijos de familias nobles de cuatro provincias recientemente agregadas a Francia.

El nuevo edificio de la biblioteca se construyó en el sitio exacto del Tour de Nesle medieval, o Torre Nesle, a orillas del Sena. En el frontón está la inscripción en latín: Bibliotheca a fundatore mazarinea (Biblioteca fundada por Mazarin). Las estanterías originales de su biblioteca, decoradas con columnas corintias talladas y con el escudo de armas del Cardenal, fueron trasladadas a la nueva ubicación en el ala este del Colegio, a lo largo de la rue de Richelieu. La nueva biblioteca se abrió para Pascua en 1689.

La biblioteca siguió creciendo durante el siglo XVIII, de 36.000 volúmenes en 1730 a 50.000 en 1771. La Revolución Francesa no perjudicó la colección y, de hecho, aumentó considerablemente su tamaño; el bibliotecario Gaspard Michel compró libros confiscados a los monasterios ya los nobles exiliados y aumentó la colección a más de 60.000 volúmenes. También coleccionó obras de arte, en su mayoría de los siglos XVII y XVIII, candelabros de bronce dorado, inodoros Luis XVI, un globo de los cielos de Gastellier de 1694 y otros objetos que decoran la sala de lectura actual.

En 1805, bajo Napoleón I, el Collège des Quatre-Nations se convirtió en el Palacio del Institut de France, la sede de las academias académicas y científicas francesas. Desde entonces, la Biblioteca ha recibido donaciones de numerosas colecciones importantes y, desde 1926, también ha sido depositaria de publicaciones relacionadas con la historia de las regiones de Francia.

La biblioteca contiene hoy alrededor de 600.000 volúmenes. La parte más antigua de la colección, reunida por Mazarin, contiene alrededor de 200.000 volúmenes sobre todos los temas. Las colecciones más modernas se especializan en la historia francesa, en particular la historia religiosa y literaria de la Edad Media (siglos XII-XV) y los siglos XVI y XVII. Otras especialidades son la historia del libro y la historia local y regional de Francia.

La sala de lectura de la Biblioteca Mazarine fue restaurada entre 1968 y 1974 recuperando el aspecto original que ha encantado e inspirado a los lectores durante más de trescientos años.

El interior nos espera con una fascinante arquitectura ornada de obras maestras. Por ejemplo la escalera fue construida en 1824 por Léon Biet y está bordeada de nichos que albergan bustos de mármol de importantes personajes; en el rellano, dos monumentales puertas se abren a sendos espacios cuyos nombres están grabados en mármol negro: la Biblioteca y el Museo.

La sala octogonal, de techo artesonado, donde se guardan los catálogos, ficheros y actuales archivos informáticos, la sala Gabriel Naudé con el nombre escrito en letras de oro sobre mármol negro o la sala de lectura, con 32 ventanas y 18 filas de estantes.

Entre la colección de 2.370 incunables de la biblioteca se encuentra una Biblia de Gutenberg conocida como la Biblia Mazarine. El original se guarda en una bóveda, mientras que una copia facsímil se exhibe en la sala de lectura.

La colección de manuscritos de Mazarin proviene de un intercambio realizado en 1668 con la Biblioteca Real de Francia (ahora la Biblioteca Nacional de Francia. La colección ahora contiene 4600 manuscritos, incluidos 1500 manuscritos medievales, muchos de los cuales están iluminados, que en gran parte fueron confiscados de Nobles franceses posteriores a la Revolución Francesa. También tiene la colección más importante de la Mazarinade, una especie de tratado político de la época de la Fronda.

En los siglos XIX y XX, la biblioteca recibió donaciones de importantes colecciones, incluidos los archivos de Pierre-Antoine Lebrun , Joseph Tastu, Arsène Thiébaut de Berneaud; y la biblioteca y archivos de los científicos Albert Demangeon y de Aimé Perpillou (geografía); la biblioteca de Marcel Chatillon (Historia de las Antillas) y una parte de los archivos del Chevalier de Paravey (viajes); de Jean-Jacques Ampère (civilizaciones nórdicas) y de Prosper Faugère (Pascal y jansenismo).

 

Fuentes:

https://hmong.es/wiki/Biblioth%C3%A8que_Mazarine

https://es.wikipedia.org/wiki/Biblioteca_Mazarino

https://sobreparis.com/2010/09/21/bibliotheque-mazarine-la-mas-antigua-de-paris/

 

Publicado el 1 de julio de 2022
Entrada relacionada con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

crossmenuchevron-down