Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Chau

“Notas de Lluvia” por Aysha Singing In The  Rain.

Y a los buenos días, gentecilla de las redes. Arrancamos hoy con una anécdota.

 

En una reunión de amigas…

 

― ¿Cómo se llama esta canción de Julieta Venegas?

 

―No es de Julieta Venegas, no te va a gustar.

 

―Bueno, vale, no será de ella pero la está cantando ella porque la he reconocido. ¿Cómo se llama?

 

―No te va a gustar.

 

―Otra vez… Vale, pero me gusta la canción.

 

―Chau.

 

 

Y dejé la conversación por imposible.

Al día siguiente, cuando la busco, resulta que la canción se llama <<Chau>> y el grupo que la compuso se llama <<No te va a gustar>>. Estuve riéndome un buen rato… Casi nos cuesta la amistad 😀 Os la muestro:

 

<<Estábamos los dos mirando el mar cuando la tarde moría;

como moría lo nuestro, juro que no lo sabía.

Miré para mi derecha, vi que desaparecías;

grité con todas mis fuerzas y noté que no me oías.

 

 

Me quedé toda la noche en la arena,

intenté que algo valiera la pena…

 

 

Ha pasado más de un año y vos no estás.

¿Por qué habría de creerte?

Hubiera dado la vida y mucho más solo por volver a verte.

 

No podría darme el lujo de ceder ante tu llanto,

no voy a abrir las heridas de haberte querido tanto.

 

 

Escuché pero dejé que se fuera,

recordé todo lo libre que era.

 

No puedo conseguir cambiar ni corregir

 

lo que me corre en las venas.

Corazón, hoy no dejes de latir;

te alejaste un día, ahora decidiste venir.

 

Chau>>.

 

 

Si queréis oírla cantada por mí, está en mi canal de Youtube (Aysha Singing InThe Rain – Escrito en la voz).

 

Pasemos al análisis.

En la primera estrofa, nos introducen en el tema: un claro caso de <<voy a ver si pasa solo>>. ¿Os ha pasado alguna vez o sois de los que lo hacéis? Me refiero a ese momento en el que se acaba una relación en la que uno creía que estaba todo bien y el otro, que había estado guardándose las cosas, un día pica billetes y deja al uno con la cara partida. Ese uno quiere entender y arreglar; pero claro, ni es adivino ni hace milagros.

Luego viene esa arena metafórica que ya no está caliente porque es de noche pero que abriga con recuerdos y con esas intenciones que salen a flote, entre pena y pena, para intentar sacar algo en claro y algún premio de consolación.

Tercera estrofa (que es, en realidad, la primera de la segunda parte; pero ya sabéis que no repito estribillos)… Ese miembro de la antigua relación que lo guardó todo en una bolsa demasiado pequeña, dejó que explotara y luego se piró, de repente, echa cuentas nuevas (pasa más de lo que os podáis imaginar) y vuelve, como ocho vidas después, con to su cuajo, a ofrecerle a la otra parte lo que tantas veces le había suplicado esta tiempo atrás. Pero claro, las más de las veces (gracias a dios), la parte dañada ha crecido y mejorado y, en el mejor de los casos, ha visto que, como diría mi abuela, <<pa chancla, descalza>>. Y le dice: pos va a ser que no, te voy a tener la misma consideración que me tuviste tú cuando hiciste mutis por el foro sin despeinarte si quiera. Y, por cierto, aquí hay una errata; no es <<hubiera dado>>, es <<habría dado>>.

Después, en solo dos líneas, nos dan una buena lección de elegancia e inteligencia emocional. Él o ella escucha lo que el otro tiene que decir, con atención y calma; pero saca la siguiente conclusión: mu bien, no me alegro por ti pero, ahora te… aguantas; quita, bicho.

Y, por último, el estribillo. Esta persona abandonada pasa por varias fases: la sorpresa (desagradable), la lucha, la tristeza, la aceptación y la superación. Y en las dos veces que aparece el estribillo, a pesar de estar en puntos muy distintos, concluye diciendo lo mismo: que, al fin y al cabo, para bien o para mal, no puede actuar de otra forma y, además, no quiere; porque es su esencia y porque, al final, el que sabe sentir a calzón quitao es el que de verdad está viviendo.

Buenos e intensos días. Y chau.

Publicado el 1 de junio de 2022
Entrada relacionada con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

crossmenuchevron-down