Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Aysha Singing InThe Rain

Cantante de oído, escritora de corazón y logopeda de formación (además de Técnico superior en Administración y finanzas no ejerciente); polifacética empedernida a fin de cuentas. Malagueña de nacimiento y residente en Estepona, aunque comparto mi corazón con Granada y Toledo. Autora de El cuaderno blanco, vocalista en Orquesta Pekado y colaboradora de El libro durmiente.

Escribo desde que sé escribir; aunque, profesionalmente, aún ando en pañales en lo que a estos menesteres se refiere. No obstante, tengo terminadas tres novelas (de las cuales he publicado en este 2021 la primera, El cuaderno blanco, escrita en 2018) y cientos de escritos que esperan, impacientes, su oportunidad. Además, atesoro dos premios de redacción (uno a nivel infantil y local y otro del instituto) y uno en la categoría juvenil de cuentos de un concurso municipal; decir al respecto, modestia aparte, que suponen el éxito del cien por cien de mis intentos.

Larga es, en cambio, mi trayectoria musical; orquesteando desde tiempos inmemoriales.

Mención, como curiosidad, a mi fugaz tonteo universitario con la Filosofía y a mi relación limitada a encuentros espaciados con el teatro.

Tengo treinta y seis años humanos, pero, en realidad, soy una bruja de casi quinientos que respira y rezuma magia siempre que este mundo de mortales se lo permite; Trece y Shure, mis bebés gatunos lo avalan. No elijo jamás si no es estrictamente necesario ni me clasifico en un solo cajón, por muy de-sastre que sea. Cuido mi alma, mi mente y mi cuerpo; porque son míos los tres y nadie va a decirme qué es más importante. Me gustan las páginas llenas y los tinteros vacíos, las cosas claras y los gatos negros (aunque blancos también), los escenarios bien altos y las bachatas muy lentas. Solo duermo en defensa propia; enamorá de la vida, aunque a veces duela; ni tan arrepentida ni encantada de haberme conocido, lo confieso; ni sí ni no ni todo lo contrario; con la cabeza en las nubes y los pies en el suelo...

Y a las buenas noches, gentecilla de las redes.

crossmenuchevron-down