Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Como de costumbre

“Notas de lluvia” por Aysha Singing In The Rain.

Y a los buenos días, gentecilla de las redes.

Continuando con el tema anterior de las canciones más versionadas de la historia, hoy hablamos de la celebérrima <>; cantada por muchísimas personas (ni Siempre así se ha resistido; pero, mejor no vayamos por ahí), aunque, quizá, la más significativa, Frank Sinatra.

Dice Wikipedia: «My Way» («A mi manera») es una canción popular adaptada al inglés por Paul Anka, en 1969. La original es una canción francesa de 1967 «Comme d'habitude», escrita por Claude François y Jacques Revaux. La letra en inglés fue reescrita, casi totalmente, por Paul Anka de la original, en francés.

¿Sabíais esto? Pues vamos a compararlas. La versión en castellano es una traducción más o menos fidedigna de la versión en inglés; y dice así:

El fin muy cerca está, lo afrontaré serenamente.


Ya ves, yo he sido así, te lo diré sinceramente.


Viví la intensidad y no encontré jamás fronteras.


Jugué sin descansar y a mi manera.

 

 

Jamás viví un amor que para mí fuera importante,


tomé solo la flor y lo mejor de cada instante;


viajé y disfruté, no sé si más que otro cualquiera…


Si bien, todo ello fue a mi manera.

 

 

Tal vez lloré, tal vez reí;


tal vez gané o tal vez perdí.


Ahora sé que fui feliz; que, si lloré, también amé.


Y todo fue, puedo decir, a mi manera.

 

 

Quizás también dudé cuando mejor me divertía.


Quizás yo desprecié aquello que no comprendía.


Hoy sé que firme fui y que afronté ser como era…

Y así logré seguir a mi manera.

 

 

Porque sabrás que un hombre, al fin,


conocerás por su vivir.


No hay por qué hablar, ni que decir


ni hay que callar ni hay que fingir.


Puedo llegar hasta el final, a mi manera.

 

Bueno, pues veamos ahora la letra original, traducida del francés.

Me levanto y tiro de ti;


tú no te levantas, como de costumbre.

 

Te arropo, creo que tienes frío; como de costumbre.

 

Mi mano acaricia tu pelo casi en contra de mi voluntad, como de costumbre.

 

Pero tú me das la espalda, como de costumbre.


Entonces, me visto rápido y salgo de la habitación; como de costumbre.

 

Solo, me bebo el café; voy tarde; como de costumbre.

 

En silencio, salgo de casa; todo es gris; como de costumbre.

 

Tengo frío, me levanto el cuello; como de costumbre.

 

 

Como de costumbre, jugaré a fingir todo el día,

 

Como de costumbre, sonreiré.

 

Como de costumbre, incluso me reiré.


Como de costumbre, viviré.

 

Como de costumbre

 

 

Y luego, el día se irá, volveré; como de costumbre.

 

Estarás fuera, aún no estarás en casa; como de costumbre.

 

Solo, me iré a la cama, a esa gran cama fría; como de costumbre.

 

Esconderé mis lágrimas, como de costumbre.

 

 

Pero, como de costumbre, incluso por la noche, jugaré a fingir; como de costumbre.


Volverás a casa, como de costumbre.


Te esperaré, como de costumbre.


Me sonreirás, como de costumbre.

 

 

Como de costumbre, te desnudarás.


Sí, como de costumbre, vendrás a la cama.


Sí, como de costumbre, nos besaremos.


Como de costumbre.

 

Como de costumbre, fingiremos.

 

Como de costumbre, haremos el amor.


Sí, como de costumbre, fingiremos.

 

Como de costumbre.

 

 

No creo que una misma música haya albergado jamás dos historias tan contrapuestas. En la conocidísima versión en inglés, el prota es un alma libre que roza incluso los límites de la desconsideración para con su entorno. En la versión gala nos encontramos a un hombre devorado por los aspectos más terrenales de la vida… No sé yo cuál necesita más ayuda terapéutica pero lo que está claro es que, si tengo que elegir, prefiero ser el primero. Como dice alguien que yo conozco: yo no quiero pisarte pero lo prefiero a que me pises tú. O, como suelo decir yo, que soy más de sintetizar: tonto el último.

La letra en francés me produce una mezcla entre ansiedad y vacío. Dan ganas de decir: chico, espabila, coge las riendas, deja de sobrevivir y vive. Que, ojo cuidao, no sabemos si está así porque es poco afortunado o porque (no me extrañaría, con ese espíritu), la chica se ha aburrido como una ostra y no sabe cómo salir de la monotonía (de poco resueltos están a la par).

No obstante, como ya he dejado caer, al chico de la letra en inglés también le faltan algunas habilidades sociales pero, oiga, la vida la vive y eso tampoco es poca cosa.

A remate cuentas, que diría mi abuela (qué <<reseñera>> estoy hoy), digo yo que pensaría Paul Anka: mira, para hacer un pestiñaco de traducción de una canción cortavenas, me invento la letra de nuevo y, de paso, alecciono aquí al personal, que es muy yanqui.

Buenos y literario-musicales días.

Publicado el 9 de febrero de 2022
Entrada relacionada con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

crossmenuchevron-down