Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¡De eso nada!

“Eureka” por Miguel Ángel Pérez Oca.

Debido a la excentricidad de la órbita de Marte, en sus aproximaciones a la Tierra en lo que llamamos oposiciones, unas veces pasa más cerca y otras más lejos de nosotros, por lo que hay ocasiones más favorables que otras para la observación del planeta rojo. Aquel año de 1877 fue excepcionalmente favorable y los astrónomos tuvieron una gran oportunidad al tener ese cuerpo celeste a menos de 60 millones de kilómetros.

El astrónomo Asaph Hall, responsable del gran refractor de 66 centímetros de diámetro del Observatorio de la Marina de los Estados Unidos, en Washington, estaba casado con Angelina Stickney, que había sido su profesora de Matemáticas, y ahora su más valiosa ayudante.

-¿Sabes qué podías hacer, querido, para aprovechar esta oposición? - le dijo aquella noche de agosto – Deberías intentar descubrir los dos satélites de Marte.

Y el profesor Hall se rió sonoramente.

-Pero, ¿qué me dices? Eso de los dos presuntos satélites es una tontería. Ya sabes que Kepler era un visionario medio loco que creía que en los cielos debía reinar una armonía perfecta. Y como Mercurio y Venus no tienen satélites, la Tierra tiene uno, la Luna, y Júpiter tiene cuatro, Marte tiene que tener dos y Saturno seis u ocho… Pero eso son elucubraciones de un chalado. Seguramente, Júpiter tiene más de cuatro satélites. Así que la profecía de Kepler no es más que un desvarío del que descubrió las leyes de los movimientos celestes, pero, aparte de eso, dijo muchas tonterías…

Angelina miró a su esposo con gesto severo, tal como lo había mirado hacía años, cuando ella era una estudiante muy aventajada y daba clases de Matemáticas a un alumno bastante mayor que quería dejar de ser carpintero para dedicarse a la Astronomía.

-Déjate de excusas, Asaph, y ponte a mirar con tu telescopio. ¿Te imaginas que no lo haces y alguno de tus colegas los descubre y se lleva la gloria? Anda, tonto, hazme caso.

Y el profesor Hall se subió a la cúpula y se puso a escrutar el planeta dedicado al dios de la guerra, a ver si descubría dos puntitos de luz en sus cercanías. Y pasaron horas y horas…

Angelina, dispuesta a animar a su esposo, subía las escaleras del observatorio portando una bandeja con una cafetera humeante y dos tazas.

-¿Para qué te has molestado, Angelina? Si esto que estoy haciendo es una tontería. Seguro que Marte no tiene satélites. Así que lo voy a dejar y me voy a la cama…

-¡De eso nada! - pronunció la mujer con voz alterada – Tú, ahora, te tomas dos tazas de café y sigues mirando hasta que des con esos dos satélites.

Y Asaph obedeció. Cualquiera desobedecía a la profesora de Matemáticas, cuando se le había metido una cosa en la cabeza.

Y aquella noche acabó descubriendo los dos satélites, a los que bautizó como Deimos y Fobos, que quiere decir Miedo y Terror.

Hoy día, el mayor cráter de Fobos se llama Angelina Stickney.

Publicado el 20 de abril de 2022
Entrada relacionada con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

crossmenuchevron-down