Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

"El balcón" - Mayka Benito

Hacía lares que no te prestaba atención, sabía que estabas ahí pero no sentía la necesidad de venir a verte.  A veces te miraba y me decía que para mí el exterior era la calle, la calle era mi evasión, mi alegría andarina que me conducía a lugares entrañables que frecuentar; hacía parte integral de mi vida. Parques, jardines, calles, museos, cines amigos, familia, un sinfín de actividades que no podía compartir contigo.

Ahora, envuelta en esta nueva realidad, me levanto y me dirijo a tu encuentro con los brazos abiertos. Salida matinal para recibir los trinos de los pájaros que frecuentan el árbol de enfrente.  Les hablo, les admiro y a su vez, me reconfortan con esos cantos que reconcilian mi existencia con el exterior

De nuevo, café en mano y con el deseo de dejar mis pensamientos errar hacia lugares ahora inaccesibles, me siento y reconozco que te has vuelto mi compañero de ruta.  Esa intimidad que se desarrolla con lo que se comparte, con la presencia a veces inexplicable y con el resuelto deseo de renovar el encuentro día a día.

A eso de las 10, nueva visita, sé que el cartero vendrá a hacer su ronda y como de costumbre desde hace unos meses, me saluda y me hace sentir que la humanidad está ahí al peldaño de la entrada. En otras circunstancias estos gestos nos pueden parece pueriles, desprovistos de toda la importancia que tienen.

Mi querido balcón, si no te tuviera, me sentiría encerrada entre estos muros inertes que recorro sin rumbo y, ahora, con el único deseo de venir a tu encuentro.  Cómo hubiese podido pensar que este rectángulo un tanto exiguo se volvería el centro de mi existencia.

Ayer, decidí darte los galardones que merecías y llamé al florista para que me enviase unos geranios rojos con ramitas bien verdes para adornarte y que así mostraras tu prestancia gallarda.  ¡Estas de un guapo subido de tono!

Balcón de mis regocijos, balcón de mis escapadas, balcón de mis evasiones, dejas tus huellas perecederas y abres tus puertas a ese más allá ahora un tanto áspero que esperamos pronto recuperar sin que por ello pierdas tu importancia.

Publicado el 19 de noviembre de 2020
Entrada relacionada con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

crossmenuchevron-down