Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

El doctor Fleming y la señora de la limpieza

“Eureka” por Miguel Ángel Pérez Oca.

Mrs. Smith era la mujer de la limpieza del laboratorio y estaba muy preocupada. El doctor Fleming se había marchado de vacaciones y le había encomendado que, en su ausencia, se ocupara de mantener las instalaciones tan limpias “como los chorros del oro”. Aquel era un lugar donde se experimentaba con bacterias y microbios y cualquier contaminación podía echar a perder meses de trabajo. Pero el caso era que algún recipiente de la mesa de trabajo del doctor había cambiado de aspecto y…

-¡Está florecido! - se decía la mujer, atribuyéndolo a algún descuido suyo, imperdonable. Y dudaba en si debía limpiar el bote y no decirle nada a su jefe, o dejarlo como estaba y arriesgarse a una bronca, o peor aún, un despido que ella no se podía permitir, viuda y con tres hijos pequeños.

Por eso, la mañana del regreso del doctor, ella estaba temblando, azorada y todavía dudando en limpiar el bote a última hora y no decir nada.

De todos modos, el doctor Fleming era un hombre amable y comprensivo del que un despido a cajas destempladas era inconcebible. Pero no dejaba de temer su reacción si uno de sus “cultivos” se había estropeado por falta de limpieza.

Cuando vio al doctor sonriente y bronceado por el sol de la playa, no supo a qué atenerse.

-Hola, Mrs. Smith, ¿cómo está usted? ¿Ha ido todo bien en mi ausencia?

Y la señora de la limpieza, vaciló en contestar, y puso una cara de apuro que el doctor captó enseguida.

-Ay, doctor, que me parece que no he limpiado suficiente y uno de sus cultivos se ha echado a perder… ¡Perdóneme, por favor! Yo… yo lo he hecho lo mejor que he podido.

Y el doctor se quedó muy serio, como tratando de interpretar las palabras de la mujer.

-Vamos a ver ese cultivo.

Y ella señaló al recipiente “florecido”

-Mire, doctor, está cubierto de moho, con todas esas manchas grises.

Y el doctor ni siquiera le contesto. Cogió el recipiente de cristal, puso una muestra en el microscopio y la estuvo estudiando durante un rato, mientras Mrs. Smith, se encogía y dominaba a duras penas sus ganas de llorar.

-Parece que se ha contaminado con un hongo, quizá un Penicillium, y todas las bacterias están muertas…

-Ay, doctor, perdone mi falta.

-¿Falta? Amiga mía, creo que acabamos de descubrir un remedio excepcional contra las enfermedades infecciosas. Si conseguimos sintetizar ese hongo, habremos logrado un… ¿Cómo lo llamaría? Un antibiótico, eso es.

-La verdad es que estuve dudando en si debía limpiar el recipiente…

-Y no lo hizo. ¡Muy bien hecho, señora Smith, muy bien hecho!

Al doctor Fleming le dieron el Premio Nobel por su descubrimiento de la Penicilina, que salvó y salva a millones de personas. En cuanto a Mrs. Smith siguió ocupándose de la limpieza del laboratorio hasta su jubilación y sonreía cada vez que se acordaba del asunto.

-El doctor y yo descubrimos los antibióticos.

Publicado el 5 de mayo de 2022
Entrada relacionada con

One comment on “El doctor Fleming y la señora de la limpieza”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

crossmenuchevron-down