Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Enrique el Negro

“Eureka” por Miguel Ángel Pérez Oca.

No era negro, sino malayo, original de Sumatra. Pero los chicos de la Trinidad le llamaban “negro” porque su piel era más oscura que la de ellos.

-¡Eh, negro, ven aquí, a ver si entiendes lo que dicen estos de la canoa!

Y Enrique se acercó a la borda y entabló una fluida conversación con los dos nativos que se habían acercado a la carabela para ofrecer frutas a cambio de alguna baratija.

En eso, el Capitán General don Hernando de Magallanes salió de la camareta acompañado por el caballero Pigafetta, cronista oficial de la expedición.

-Oye, negro – le dijo a Enrique, que era su esclavo e intérprete en el viaje -, pregunta a esos cómo se llama la isla que tenemos a proa.

-Yo ya sé cómo se llama, mi señor amo. Se llama Zebú.

-¿Y tú cómo lo sabes?

-Porque ya he estado allí. Y porque esos nativos de la barca hablan en la lengua del reino de Zebú.

-Pero, ¿cuándo has estado tú en esa isla?-  le preguntó Pigafetta.

Y Enrique miró al horizonte, pensativo.

-Estuve aquí hace muchos años. Antes de que me capturasen los portugueses de Malaka y me vendieran como esclavo. Los portugueses hacían eso muy a menudo. Robaban nuestras especias y nos esclavizaban a los tripulantes de los juncos. Eran… piratas.

El Capitán General dio un tremendo puntapié en el trasero de su esclavo.

-¡Maldito negro! ¿Cómo te atreves a tachar de piratas a unos compatriotas míos? Robar o esclavizar a un infiel no es piratería. ¿Acaso no saliste ganando? Ahora eres cristiano y si te portas bien irás al cielo. Además, te he prometido la libertad si nos guías hasta las Islas de las Especias. Y cuando vuelvas a tu isla, podrás hacer cristianos a los tuyos. ¡No hagas que me arrepienta de haberte comprado en Malaka y llevado a Portugal!

-Perdonadme señor, he dicho una tontería – respondió el siervo, sumiso -. Debo estaros agradecido. ¡Pero es que estoy ya tan cerca de mi casa después de darle toda la vuelta al Mundo, que pierdo la cordura…!

Y Magallanes y el cronista se miraron significativamente.

-Pues es verdad – razonó Pigafetta – este esclavo es el primer hombre que le da la vuelta al Mundo.

-Ni se te ocurra escribir eso en tu crónica – le respondió, severo, el Capitán General –Si después de esta aventura, alguno de nosotros regresa a Castilla doblando el Cabo de Buena Esperanza, podrá decir que ha circunnavegado la Tierra. Pero no vamos a consentir que un esclavo negro reciba títulos y honores, ¿verdad? Que las distinciones son para los hombres de noble naturaleza.

Y los dos se fueron a proa, para ver mejor la isla de Zebú.

Y el “negro” se quedó mirándolos de soslayo mientras se rascaba la nalga dolorida. Dentro de 500 años, alguien leería la velada crónica de Pigafetta y proclamaría a los cuatro vientos que Enrique de Sumatra, el esclavo, el “negro”, fue el primer hombre que dio la vuelta al Mundo.

Publicado el 22 de marzo de 2022
Entrada relacionada con

One comment on “Enrique el Negro”

  1. Cuantas glorias se atribuyen los poderosos por eso, ser poderosos. No se conoce a ningún rey guerrero por si mismo. Salvo el caso del genocida Jaime I de Aragón en la batalla de Portopi, en la que con menos de veinte años participó en la primera matanza que acabaría con la vida de todos los habitantes de Mallorca, salvo de los de los que pudieron huir. Cuantas obras "majestuosas" conocemos en las que los poderosos solo dieron la orden de que fueran construidas. Cuantas personas anónimas, mucho más anónimas si se trataba de mujeres, son desconocidas a pesar de ser el alma de tantas cosas, hechos, inventos, etc que por contra se nombran por ocurrir en tiempos de tal o cual déspota. El pobre Juan Sebastián Elcano fue obligado a participar de aquella "empresa" tras malvender un barco sin desartillarlo. Le podría haber costado la vida. Magallanes era un pirata cuyos fines en aquel viaje se desconocen. Pero se suponen. Fanático y desaprensivo. Lean alguna biografía del personaje. Así de desagradecida es la historia. Enrique de Sumatra es el primer humano en circunvalar el Mundo. Pero no era blanco.

    Eusebiet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

crossmenuchevron-down