Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La casa alemana - Annette Hess

Reseña realizada por Begoña Curiel.

Tardó en convencerme pero fue mejorando. Los juicios de Auschwitz en Frankfurt que comenzaron en 1963 inspiran esta novela. Annette Hess aprovecha a su protagonista como intérprete en este contexto para abundar en el peligro que encierran los silencios y el dilema moral que conllevan.

Eva Bruhn siente un inquietante runrún en su entorno familiar desde que decide aceptar el trabajo. No ayuda la actitud de su novio que igualmente se opone a esta tarea, pero sólo conseguirán el efecto contrario. Los testimonios de los acusados por su papel en el campo de concentración escandalizan a la ingenua joven que no está dispuesta a atender consejos ni órdenes.

El juicio abrirá una espita en su espíritu, alertada por la “quietud” a su alrededor pese a los relatos escuchados en sala que junto a otros hechos que ocurrirán en paralelo le harán atar cabos y hacer de sus objetivos, auténtica determinación. Porque no encuentra respuestas, nadie parece atender el horror que ha descubierto que va más allá del mundo cercano al restaurante que regentan los padres.

Nadie parece dispuesto a enfrentarse a los vergonzosos sucesos que se están escuchando en los juicios. Con la protagonista la novela da cuenta de lo que sucedía en el país que miraba hacia otro lado. Que el miedo pudiera justificarlo en algunos casos no elimina el debate, el incómodo debate sobre lo que la sociedad debió o pudo hacer al respecto.

En este sentido la novela nos permite entrar en ese silencio ensordecedor de la Alemania estupefacta y espantada por los hechos de los que pasado el tiempo, sí se ha podido hablar. Pero en el momento histórico de la novela aún no se había gestado el proceso de superación, digestión de un pasado imposible de olvidar, sobre todo para que no se repita la historia.

En este sentido, aunque no es un asunto desconocido, esta novela da lugar a la reflexión. Por este motivo fue creciendo el interés de las páginas aunque el tono apagado y soso de la narración no invitara a continuar incluso cuando había avanzado en la lectura.

No motiva tampoco la cuestión romántica, la extraña relación que Eva Bruhn mantiene con su prometido aunque los roces comiencen tan pronto y no sea una mujer que esté dispuesta a amilanarse.

Aunque no me esfuerzo demasiado si una historia no me atrapa pronto llegué al final de La casa alemana y con todos los peros que pueda poner, debo decir que me alegro.

Publicado el 19 de septiembre de 2022
Entrada relacionada con ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

crossmenuchevron-down