Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

“No temas la distancia” – Mayka Benito

Adelaida no concebía pensar que no volvería a ver a su adorado nieto.  Un momento sin su presencia le parecía un momento perdido, casi sin sentido.  La fusión que habían creado desde que Laurent había llegado a su vida envolvía un cariño incondicional habitado de sentimientos no siempre manifestados pero latentes e invadidos de gran ternura.

No encontraba manera de vivir este vacío, caminaba sin rumbo como una pirueta donde el viento la propulsaba sin destino conocido, de todos los modos esto ya no tenía importancia.

Una mañana como tantas otras dejaba vagar sus pensamientos sin objetivo alguno hasta que de repente percató su diario y la pluma, compañera de tantas hazañas.  Con pasos cansados, dubitativa, se acercó, los contempló y con cautela abrió su diario en una página blanca.  La esencia del papel la colmó de añoranza, tantas páginas repletas de vida y ahora que podrían acoger esas páginas………el vacío, el dolor, la incomprensión……. Cogió la pluma, la mantuvo en su mano sin movimiento alguno, como esperando que ella trazara el camino hacia la reconciliación.  Pasaron unos largos momento en esta inerte postura hasta que los pasos firmes de su vecino en la escalera la extirparon de su ausencia.

La pluma se acerco al diario y la primera palabra que surgió fue Laurent………..

Laurent, hoy al amanecer vi en el horizonte el reflejo tu cara, tu ojos bien abiertos, muy grandes mirando al futuro con todas las expectativas abiertas a tus, en esos momentos, pequeños pasos.  Tu sonrisa reconfortante denotaba la ilusión de un mundo mejor, lleno de esperanza, donde los gestos tenían un sentido común. De tu boca emanaban frases cortas pero de una gran belleza como un canto angélico.  Laurent no dejes de soñar.

Adelaida se quedo un momento mirando lo que había surgido de su pluma y por un instante vivió un tímido sentimiento de bienestar que se le había escapado desde esa mañana abrupta en la que Laurent había seguidos sus pasos hacia un mundo desconocido para ella.

Oh, palabras reconfortantes, ¡historias vislumbradas! Había encontrado la manera de comunicar, de perpetuar la existencia con ese ser que se le había escapado de las manos sin poderle manifestar todo lo que él representaba en su vida.

Laurent, ¿sabes lo que es la distancia, puedes palparla como lo hago yo? Cada día que me despierto me encuentro con esta tremenda sensación que intento evitar, que rechazo y me niego a aceptar.  Quizás, Laurent la respuesta esté en la aceptación y la esperanza, esa esperanza de sentirte de nuevo muy cerca, volver a ver esos ojos tan grandes, volver a oír esa risa contagiosa, volver a compartir momentos de comunión………..Laurent, eso es, la esperanza.  Como escribió Emily Dickinson :  La esperanza es esa cosa con plumas que se posa en el alma, y entona melodías sin palabras, y no se detiene para nada.

Oh distancia tu puedes evitar un beso, un abrazo, un regocijo de cercanía pero nunca podrás evitar un sentimiento.

Laurent, ese sentimiento que acabo de recuperar unida a mi aliada la pluma y mi entrañable diario son mi nuevo motivo de vivir sin ti, con ellos lograré estar cerca, contarte cada paso, que poco a poco espero serán más firmes y me ayudarán a recuperar la capacidad inusitada de conciliarme con la distancia.  Poder estar cerca ce ti a través de ese mundo imaginario que nos crearemos que solo tú y yo compartiremos en la distancia.  Hasta mañana Laurent……..

Publicado el 21 de junio de 2022
Entrada relacionada con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

crossmenuchevron-down