Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Tortilla española

“Eureka” por Miguel Ángel Pérez Oca.

Cuenta la leyenda que durante el primer sitio de Bilbao, en la Guerra Carlista, andaba el general Zumalacárregui preocupado con la intendencia de sus tropas, que ya no quedaban gallinas, ni siquiera gatos, en los alrededores y los soldados, católicos hasta las trancas, ya no hallaban consuelo en el rezo del rosario ni en la eucaristía, y hasta se decía que muchos comulgaban por tener algo que llevarse a la boca. Y una tropa hambrienta es muy peligrosa, porque un instinto como la gazuza puede llevar a los hombres a la locura, con su secuela de motines y deserciones.

-¿Da su permiso, mi general?- dijo el coronel Uribelorrenechea, jefe de la intendencia.

-Pasa, pasa, Uribe - contestó el general, haciendo un gesto con la mano derecha.

-¿Me ha llamado, mi general?

-Sí, coronel, mira, la cosa está fea. La gente se queja de que pasa hambre, y eso es muy peligroso en un ejército como el nuestro. Que nuestra gente es carlista, pero también es muy suya. Nos han fallado los convoyes que nos traían bastimentos… Bueno, tú ya lo sabes. Así que a ver qué hacemos: o nuestra gente se alimenta o tendremos que rendirnos.

-Pues en mis almacenes solo nos quedan huevos y patatas. Los huevos porque hemos podido esconder unos cientos de gallinas en una granja a la que he puesto vigilancia, que si nos las comemos, se acabaron los huevos. Y las patatas son ese tubérculo de ultramar que sabe como las castañas, y que hasta ahora se ha utilizado para alimentar a los gorrinos. Pero ya no quedan gorrinos, que se los han comido todos, como si fuera San Martín.

-Bueno, pues apáñate y mira qué se puede hacer para alimentar a la tropa con lo que te queda… y que les parezca bien.

-¡A la orden de vuecencia, mi general! - y el coronel de intendencia se cuadró antes de despedirse de su jefe.

Se dirigió a su despacho y mandó llamar a la cocinera, una mujerona extremeña, esposa de un sargento de Estella.

-Oye, Carmenchu, escucha bien lo que te digo: En el almacén solo tenemos huevos y patatas, y con esto tenemos que dar de comer a toda la tropa. Así que ingéniatelas para elaborar un plato que resulte atractivo para los muchachos. Que no se note nuestra miseria.

Y la mujer se fue pensativa a la cocina. No se sabe si fue invento suyo o una receta heredada de su abuela de las Urdes, pero esa noche, por primera vez en nuestra Historia, hay constancia de que el ejército carlista del sitio de Bilbao comió tortilla de patatas.

No sé si el nuevo y sabroso plato ayudó a mantenerse firmes a los soldados sitiadores de Bilbao, ni si al final se rindieron y se acabó su guerra porque se acabaron los huevos y las patatas. Tampoco sé cómo les sentará a los nacionalistas euscaldunes cuando oigan que al invento de la cocinera de Zumalacárregui se le llama Tortilla Española.

Publicado el 1 de junio de 2022
Entrada relacionada con

One comment on “Tortilla española”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

crossmenuchevron-down