Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Uno x Uno

“Notas de Lluvia” por Aysha Singing In The Rain.

Y a los buenos días, gentecilla de las redes. Después de una semana de ausencia, vuelvo con un tema de Manuel Carrasco, Uno x uno (sí, se escribe así; es un nombre propio, cada uno…).

 

<<Antes de que me quede sin corazón,
voy a decirte todo lo que me pasa:
te quiero a cada instante, lo sabe Dios;
aunque quererte tanto también me mata.

 

Es el viento en tu pelo, tu libertad,
la que me muerde;
es el deseo constante de amarte más…

 

Me pierde tu manera de sonreír,
en tu sonrisa cabe la luz del mundo.
Niña traviesa, quisiera repetir
los besos que nos faltan uno x uno.

Y es esta duda negra del corazón
que a veces tengo…
Si tú la coloreas, será mejor.

 

¿Qué quieres que le haga?
Si, cuando me clavas la mirada,
se vuelve loco mi pensamiento.
Nunca lo digo pero lo siento.

En cada momentito
que tú me tienes y estás conmigo,
lluvia de estrellas que se dispara.
Dilo bajito que me hace falta…

 

Cierra la puerta y abre tu corazón,
que te lo cuento…

 

Es buscarte sin saber
y sentir escalofríos
en el alma y en la piel,
si te dijera lo que no se ve…
Es quererte sin querer,
es decirte buenos días
con el beso que inventé.
Cuando te pienso, sonrío después>>.

 

Me encanta esta canción y el tipo de sentimiento que esconde. Esa intensidad de tener que verbalizarlo y materializarlo porque quema dentro… ¿Lo habéis sentido? Si la respuesta es <<no>>, replanteaos vuestra existencia, por favor. Es lo más bonito que le puede ocurrir a un ser humano. Eso sí, no confundir con amores tóxicos, eso es otra cosa muy distinta aunque pretenda parecerse. Aquí hablamos de una fuente inagotable, de un sentimiento que se reproduce cuanto más se da. No se gasta ni se mide. Está siempre y en todas partes. Por eso cuesta tanto callarlo y alivia tanto sacarlo a la luz. Y aquí viene la puntualización, esto es lo que mata, quedárselo dentro, porque no cabe.

En la segunda estrofa aparece la declaración de amor más bonita que se ha escrito jamás: en tu sonrisa cabe la luz del mundo. ¿Hola? ¡Qué lindo, por favor! Me caigo muerta. ¿Y lo de repetir los besos que nos faltan dónde te lo dejas? Qué boquita gastas, Manuel. Divino.

Después, con la siguiente estrofa, hay que tener cuidado. Porque no hay nada más humano que necesitar que otro nos coloree ciertos aspectos, pero ni más peligroso tampoco. Entre un gran amor y una dependencia, hay una línea tan delgada, que a veces se desdibuja casi por completo. Y caemos en eso de que alguien sea la cura y la enfermedad. Mal asunto. Cuidadito con eso. La cura siempre es uno mismo. Sí, es una mierda, ya lo sé, pero es lo que hay. Nadie dijo que la vida fuera justa y, mucho menos, perfecta; pero vale la pena.

El estribillo es una muerte de esas dulces. A saber: te amo en la misma medida en que me lo callo; dime que tú también, por favor. Lo sé, tengo una capacidad de síntesis pasmosa. Y también ayuda el hecho de que estoy precisamente justo así. La diferencia con las veces anteriores es que, pese a que no las tengo todas conmigo, esta vez tengo calma, porque me pilló siendo feliz al fin; feliz yo sola, conmigo misma y con mi vida; preparada para dar sin perderme. Y, os lo prometo, es el arma más poderosa que ha existido jamás.

Y ya el final, que es el puente, viene a rematar pero a full, vaya. Sentir escalofríos en el alma y en la piel e inventar besos genuinos y especiales… Si te dijera lo que no se ve, dice. Yo no sé vosotros, pero yo muero de amor con esta letra. Creo que, si alguna vez en mi vida, alguien me quiere así, me moriré en el acto. Aunque, siendo completamente honesta, creo que ya ha sucedido y me di cuenta demasiado tarde. Y esa es una de las cosas que convierte un amor en tóxico si no se sabe asumir y frenar una vez te das cuenta de que la has pifiado y sin retorno.

Así que hoy, además, de romántica versión prime, vengo reflexiva y consejera también. Y os digo que os enamoréis a quemarropa pero que solo cerréis los ojos para besar; el resto del tiempo, mantenedlos bien abiertos y conectados al cerebro, que querer mucho pero mal es castañazo seguro, y de los guapos. Homologado por industria, vamos.

Buenos e intensitos días.

Publicado el 28 de septiembre de 2022
Entrada relacionada con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

crossmenuchevron-down