Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Biblioteca de Santa Cruz (Universidad de Valladolid)

“Bibliotecas del Mundo” por Mariángeles Salas.

La Biblioteca de Santa Cruz es una biblioteca situada en el Palacio de Santa Cruz, en la ciudad española de Valladolid. Alberga el fondo bibliográfico antiguo de la Universidad de Valladolid: obras publicadas con anterioridad a 1835, procedentes de la Librería Universitaria y de la Librería del Colegio Mayor de Santa Cruz. Actualmente se encarga de conservar, procesar y difundir el patrimonio bibliográfico histórico de la Universidad de Valladolid.

Nada se sabe de la existencia de una librería en el Estudio vallisoletano medieval. La primera noticia data de 1604, se trata de una orden del claustro para hacer una estancia que albergase los fondos donados por el doctor Vega. En el último tercio del siglo XVIII se produjo un aumento significativo de los fondos bibliográficos como consecuencia de la expulsión la Compañía de Jesús de los reinos de España en el año 1767, que propició que parte de las librerías de los colegios vallisoletanos de San Ambrosio y San Ignacio se integrasen en la Universidad. En la segunda mitad del siglo XIX se añadieron otros fondos procedentes de la desamortización de bienes eclesiásticos por decreto de Mendizábal del año 1836.

Sin embargo, el Colegio Mayor de Santa Cruz fundado por el Cardenal Mendoza en el año 1483, contó desde sus inicios con una librería propia, confirmando su preocupación por los libros y dedicando una amplia sala del edificio del Colegio para uso de los colegiales, su ubicación ocupaba toda la fachada principal en un amplio salón del primer piso del Palacio, síntoma de la importancia concedida. De tal manera que en las Constituciones del año 1494 otorgadas por el Cardenal Mendoza para la organización del Colegio hay algunos capítulos encaminados a salvaguardar los libros. Años más tarde se añadirían otros para regular la apertura de la biblioteca y nombrar un encargado de la misma que velase por sus fondos. Se sabe poco del número de libros que la componían en su origen, obras del propio Cardenal, donaciones y adquisiciones posteriores. Un inventario realizado en los años 1589 y 1590 desvela que acogía 970 volúmenes dispuestos en los estantes de acuerdo con las materias de cánones, leyes, artes, medicina y teología.

En 1705 hubo una remodelación y se construyó el mueble de la Librería que actualmente conocemos, realizado por el  ensamblador Alonso del Manzano en 1705. Organizado horizontalmente en dos cuerpos unidos por una escalera y verticalmente en calles separadas por columnas salomónicas. Coronada por los escudos de la  familia Mendoza (lema “Ave María”) y Figueroa (hojas de higuera). Culmina el conjunto un cuadro del Cardenal Mendoza realizado en esta época por el pintor Manuel Peti Vander.

En el año 1798 se suprimen los Colegios Mayores, después de las reformas de 1771 y 1777 con un breve paréntesis de seis años (1830-1836), la biblioteca pasa a depender sucesivamente  de distintas instituciones: de la Real Chancillería, de la Universidad, del propio Colegio, de la Diputación, para definitivamente incorporarse a la Universidad en el año 1850.

A comienzos del siglo XX se reordenaron los libros de la sala Librería del Colegio de Santa Cruz y los impresos se colocaron por tamaño y encuadernación siguiendo un número currens que permitió el ahorro de espacio, a pesar de que en su origen la librería se había organizado por materias como lo muestran las cartelas de la parte superior.

Tres secciones integran la colección de la biblioteca actual:

Manuscritos: Consta de 529 volúmenes, entre los que destacamos como pieza más antigua y valiosa una copia de Los Comentarios al Apocalipsis San Juan, de Beato de Liébana copiado por Oveco en el Monasterio de Valcabado. Es un manuscrito mozárabe sobre pergamino, en letra visigótica con 87 miniaturas en color que ilustran el texto, fechado en el año 970.

La temática de estos manuscritos es muy variada y presentan aspectos del saber de cada época. Desde una Biblia hebrea hasta textos clásicos, otros recogen temas de historia y derecho. Del siglo XV es la obra Interpretatio Eusebii Caesariensis edita per Beatum Hieronymum de Eusebio de Cesarea, su portada enmarcada por una orla de grutescos acoge una miniatura representando a San Jerónimo y el león.

Los incunables y raros compuesta por 349 volúmenes, de los cuales 202 son incunables entre los que destaca el ejemplar más antiguo de esta sección, Bernardi Iustiniani Leonar di oratoris filii legati Veneti Oratio habita apud Sixtum quartum pontificem maximum, impreso en Roma en 1471; un ejemplar del Calendarium de Johannes Regiomontanus, editado en Venecia en 1476, una de las primeras obras en la que aparece portada y el Fasciculus temporum de Werner Rolewinck de Laer, primer libro con grabados impreso en Sevilla, en 1480; el famoso Liber chronicarum de Hartmann Schedel, impreso en Nuremberg en 1493, destaca por el gran número de grabados xilográficos de grandes maestros.

En esta sección de libros raros, poco comunes o difíciles de encontrar por su antigüedad, ilustraciones, edición limitada, categoría del autor, etc., citamos a modo de ejemplo, La Crónica de Juan II de Fernán Pérez de Guzmán, impresa en Logroño en 1517 y el impreso Vita Christi Cartuxano traducido del latín a la lengua romance por Fray Ambrosio de Montesinos. Su portada escenifica la presentación de la obra y el escudo de los Reyes Católicos. Este ejemplar perteneció al Monasterio de San Benito de Valladolid.

Impresos: Forman parte de esta sección, 12.878 impresos principalmente de los siglos XVI, XVII y XVIII ubicados en la antigua Librería del Colegio Mayor  de Santa Cruz y otros 11.678 procedentes de la Librería Universitaria, también de esta época, colocados en una sala del piso superior.

La temática es variada y refleja los movimientos culturales de la Época Moderna, aunque predomina el aspecto religioso, debido en gran parte a la  procedencia de los libros: de la Compañía de Jesús, de la desamortización de los bienes eclesiásticos, y los de enseñanza de cualquier disciplina impartida en la Universidad de Valladolid. Escritos, en su mayor parte, en latín. A partir del siglo XVIII se incorporan nuevos libros científicos en francés y otras lenguas europeas ampliando el campo temático existente: matemáticas, botánica, ciencias naturales, etc., destacamos de esta época un ejemplar de la primera edición de la Encyclópedie, ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers.

 

Fuentes

https://www.cervantesvirtual.com/portales/universidad_de_valladolid

https://es.wikipedia.org/wiki/Biblioteca_de_Santa_Cruz

Publicado el 14 de junio de 2022
Entrada relacionada con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

crossmenuchevron-down