Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La Torre de Babel

“Eureka” por Miguel Ángel Pérez Oca.

            Jonás y Esaú eran nuevos en la obra. Afortunadamente habían encontrado a un viejo compatriota, Jacob, que los había acogido bajo su protección.

-Muchachos, esto es un desbarajuste. Aquí reina la confusión. En esta obra hay cientos de esclavos de distintos países, y cada uno habla su lengua, así que nadie se entiendo y los capataces usan el único idioma que todo el mundo conoce: los latigazos.

- Pero, entonces, ¿cómo sabremos lo que hay que hacer? - preguntó el joven Jonás, que era el más espabilado.

- Por eso no os preocupéis - le respondió el viejo Jacob - . Yo llevo muchos años aquí, llegué cuando los babilonios conquistaron Israel, nuestra tierra, y nos sometieron al cautiverio. Así que me ha sobrado tiempo para entender la lengua de Babel.

-¿Babel? - preguntaron los dos recién llegados.

-Bueno… esta ciudad se llama Babilonia, pero todo el mundo, para ahorrar tiempo, la llama Babel.

-¿Y para qué quieren construir esta torre tan alta? - preguntó Jonás.

Y el viejo Jacob hizo un gesto con el índice sobre la boca, reclamando silencio.

-Calla bobo, que no te oiga algún amo babilonio y nos la carguemos. Ellos no quieren que los esclavos sepamos en qué estamos trabajando.

-Pero ¿ellos conocen nuestra lengua? – preguntó Esaú.

-Pues no me extrañaría que la conocieran. Estos tipos son endiabladamente listos.

Después, el anciano miró a los dos lados, asegurándose de que ningún capataz estaba cerca, y se dispuso a revelar el gran secreto.

-Nadie, aquí, sabe para qué va a servir esta torre que ellos llaman “zigurat”, pero yo conozco el idioma de Babel y he oído a los arquitectos en sus conversaciones; y sé que quieren construir una torre tan alta que les permita llegar al cielo, conquistarlo, y destronar a Yavé.

Y los dos muchachos se apresuraron a adoptar un gesto de reverencia y temor ante el Altísimo.

-Su soberbia los perderá, pues Yavé lo ve todo y con esta confusión de lenguas que hay aquí no me extrañaría que estallase una revolución que acabara con los señores de Babel.

Sobre una plataforma en lo alto de la obra, dos arquitectos babilonios estudiaban un plano.

-Vamos retrasados. Hay que dar más caña a los esclavos - decía uno.

-Si no terminamos la obra antes del solsticio de verano, el Emperador y sus sacerdotes astrónomos nos van a echar una buena bronca... Pero es que no se contentan con un zigurat de altura normal para observar el cielo. No, ellos lo quieren muy alto, que les permita ver las estrellas como si estuvieran arriba de una montaña. Lástima que este país sea tan llano que cualquier altura que necesite un astrónomo haya que hacerla con piedras y ladrillos. Pero esta barbaridad de torre, parece que en vez de ser para estudiar el cielo, sea para llegar a él - dijo el otro y ambos se rieron a mandíbula batiente.

“Esta fue la conversación que escuchó el viejo Jacob”, porque no fue hace muchos años, si los dos arquitectos estaban diciendo que la torre debía estar terminada antes del Solsticio de verano.

 

Publicado el 11 de mayo de 2022
Entrada relacionada con

One comment on “La Torre de Babel”

  1. Yo no he dicho que el viejo hubiera escuchado la conversación hacía muchos años, sino que llevaba muchos años en Babilonia y había aprendido la lengua de los babilonios. La conversación podía haberla escuchado hacía poco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

crossmenuchevron-down